martes, 29 de mayo de 2012


LA BOQUERIA, BARCELONA









Irremediablemente el tiempo nunca se detiene y con él aparecen los cambios... por eso, a veces da gusto detenerse a observar los pequeños rincones de nuestro entorno que parecen ser inmunes a ese efecto secundario del tiempo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada